top of page

La recepción como signo profético

Cuando comenzó la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022, muchos huían de la guerra en curso. La situación de emergencia planteó la pregunta de todos: ¿Cómo podemos ayudar a estos hermanos?


Como Provincia, hemos entrado en diálogo con CARITAS de Albano Laziale, poniendo a disposición la casita, que no se ha utilizado durante algún tiempo.

Mientras tanto, muchas instituciones han comenzado a encontrar lugares y formas de hospitalidad. A través de la USMI Nacional, recibimos una solicitud de la Comunidad de Sant'Egidio para la acogida de los hermanos ucranianos que llegaron a Italia a través de los Corredores Humanitarios.


Algunos de ellos, con graves problemas de salud como la necesidad de diálisis, fueron acogidos inicialmente en un centro de urgencias, pero necesitaban un entorno más adecuado. Así fue que, en diálogo con CARITAS, acordamos acoger a diez personas. Llegaron nueve, dos familias y tres sin familia. Luego llegó Alina, una adolescente que se reencontró con su familia. Luego de un trasplante de riñón, una unidad familiar se mudó a otro lugar más adecuado y llegó otra pareja.


Abrir la puerta de esta casa nos ha ofrecido a las Pastoras, en colaboración con la Comunidad de Sant'Egidio, participar, en una pequeña parte, del gran sufrimiento del pueblo ucraniano.


Son personas muy sencillas y, a pesar de las dificultades del idioma, abiertas al diálogo, hecho de sonrisas y gestos. Las traducciones de teléfonos móviles han sido útiles para la comunicación y, por lo tanto, también para compartir con el habla.


En el grupo está Oksana, una mujer maravillosa que, a pesar del gran sufrimiento, siempre tiene una sonrisa en el rostro. Oksana tiene un esposo en diálisis, dos hijas jóvenes con ella, una tercera hija que está casada y con una hija pequeña pero distante y con su esposo defendiendo el país. Sus pensamientos van a menudo a su anciana madre, que se quedó en Ucrania. Los demás del grupo están abiertos, disponibles en el cuidado de la casa y del medio ambiente, sufridos pero serenos.


El día de su llegada entre nosotros fue muy significativo: ¡7 de mayo de 2022, fiesta de Jesús Buen Pastor! ¿Cómo no leer esta coincidencia, don del Buen Pastor que nos dio la posibilidad de expresar el cuidado pastoral por estos hermanos nuestros?


La casita había sido cuidadosamente preparada por las hermanas para que nuestros huéspedes pudieran sentirse como en casa en la nueva estructura. Por ellos nos hemos mantenido disponibles para acompañarlos en los primeros pasos necesarios para ubicarse en la nueva realidad. Los miembros voluntarios de la Comunidad de Sant'Egidio, que viven en la zona de Castelli y que aún continúan siguiéndolos, estuvieron inmediatamente presentes para sus necesidades. Todo esto se da en diálogo con los líderes de la Comunidad, quienes agradecen nuestra disposición para ofrecerles la casa y los servicios públicos y nuestro apoyo.


Ya estamos acostumbrados a su presencia, a los simples encuentros que se dan al caminar en el espacio en el que se ubican nuestras viviendas. Con ellos, por la diversidad de lenguaje, intercambiaron pocas palabras, saludos, sonrisas y compartir lo que la providencia nos ofrece.


Durante las vacaciones de Navidad creamos un momento de encuentro fraterno entre nosotras Pastoras y ellas. En esta ocasión se fomentó el entendimiento mutuo y se consolidó el espíritu fraterno vivido desde el principio. En esta circunstancia, Oksana dijo: “Cuando llegamos no sabíamos una palabra de italiano y no entendíamos nada, pero sus ojos, su sonrisa, sus abrazos nos hicieron sentir bienvenidos. Ahora sentimos que estamos bajo un techo que nos protege, en ti es Dios quien nos protege”.


Ha pasado casi un año desde que llegaron y aún no sabemos cómo será su futuro. Dadas sus necesidades de salud, tendrán que encontrar un lugar estable. Los responsables de las Comunidades de Sant'Egidio se están ocupando de ello, para que tengan un hogar y las ayudas necesarias para su subsistencia y muy precaria salud.


Estamos felices de poder vivir esta experiencia de solidaridad, aunque con un solo pesar, no poder tener una hermana disponible para acompañarlos. Sin embargo, fue una oportunidad para ver a laicos que con gran disposición se dedican a apoyar con su presencia a hermanos que se encuentran en una situación de sufrimiento por la destrucción de su país.


Recientemente el Papa Francisco dio audiencia a quienes han llegado a Italia a través de los Corredores Humanitarios y nuestros invitados acudieron a este encuentro junto a dos de las hermanas que tienen más oportunidades de entrar en diálogo con ellos en la sencillez de la vida cotidiana.


En esta ocasión el Papa Francisco se expresó así: «A vosotros, promotores de los "corredores", a los religiosos y religiosas, a las personas y organizaciones que habéis participado en ellos, quisiera deciros: sois mediadores de una historia de integración, no intermediarios que ganan aprovechando la necesidad y el sufrimiento. Vosotros no sois intermediarios sino mediadores, y demostráis que, si trabajáis con seriedad para sentar las bases, es posible acoger e integrar eficazmente". Que estas palabras alienten nuestro compromiso de vivir cada vez más la integración como signo profético para la humanidad de hoy.

Hna. Cesarina Pisanelli, sjbp



49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page