top of page

Haciendo sostenible la senilidad

Con motivo del Día Mundial de los Abuelos y los Ancianos (2022) instituido por el Papa Francisco, me complace expresar un pensamiento sobre la experiencia vivida con las Pastorcitas ancianas aquí en Verona. En la mayoría de los casos, el aburrimiento, la depresión y la monotonía dificultan la vida de las personas mayores. La sociedad también contribuye a alimentar este sentimiento, a través del mito de la eterna juventud. Ante esta cultura, el anciano puede verse tentado a tirar de los remos en la barca y pensar que todo ha terminado para él. El anciano siente en el corazón el sufrimiento por las pequeñas y grandes pérdidas que caracterizan esta etapa de la vida: retiro de la actividad y del servicio; la interrupción de las relaciones apostólicas y de los contactos con el mundo en que se vive; la vivencia de la enfermedad con la pérdida relativa de la posesión del propio cuerpo y la dependencia progresiva hasta de las acciones más elementales de la vida como: levantarse, vestirse, pasear, beber y comer.

Ya que el envejecimiento es un hecho o estos ancianos son desechados, se convierten en desechos, o, en una visión humana y cristiana, deben ser apoyados y cuidados cuando sus capacidades cognitivas o motrices están deterioradas. El servicio de animación que propuse prestar a las “Hermanitas”, una vez por semana, nació después de una entrevista con la Dra. Frameglia Marta, quien también se interesa por esta Comunidad en otros aspectos. El objetivo es mejorar la vida cotidiana, estimular las relaciones interpersonales, adaptar las actividades a los gustos, hábitos y necesidades de las "hermanas" en cuestión, a través de una actividad grupal, una actividad lúdica, puedo decir que utiliza todas las "armas" posibles en para involucrar pero de una manera ligera y espontánea.


Lo que se produce es aparentemente un fin en sí mismo porque la intención es claramente mejorar la calidad de vida.

Manualidades con papel y tela, pintura sobre diferentes materiales, creación de pequeños objetos, collages, tejido de punto o ganchillo, etc. son una mezcla de aportes y adquisiciones que restituye un sentido de participación activa en la sociedad y promueve el bienestar psicológico, ya que las “hermanas” quedan en el centro de una actividad impregnada de empatía, respeto, afabilidad.

Lucia Pescarin


PD: Además del camino normal de oración y vida comunitaria y de la actividad presentada por doña Lucía, en nuestra comunidad de Verona se realizan diversos encuentros para el ejercicio de la memoria: doña Manuela; de la dramatización: Sra. Cristina; de ejercicios físicos: Sra. Irma; de la actividad creativa y de las películas en diversas épocas; de conocimiento y participación en el camino de la Congregación, de la Iglesia, de la Parroquia/Diócesis, etc. Cada día un compromiso que nos da la oportunidad de estar juntos y de conocer personas que nos regalan su tiempo y sus habilidades.


Con este artículo, además de presentar la vida de la comunidad, queremos dar las gracias a todas estas personas.


25 visualizaciones0 comentarios
bottom of page