top of page

Una semana comunitaria de verificación y planificación

De la comunidad de Fermentim – Scutari (Albania)


A principios de junio, antes de adentrarnos en las intensas y variadas experiencias de los meses de verano, nos comunicamos la importancia de disponer de un tiempo adecuado para reunirnos antes de comenzar de nuevo con el nuevo año comunitario y pastoral. Sabíamos, de hecho, que en los dos meses siguientes tendríamos diversos compromisos, tanto más estrictamente congregacionales, como la participación en el Capítulo General, como vinculados a la misión del Centro Pastoral de Fermentim, con tres experiencias de campamentos escolares para niños. y adolescentes, en la montaña y en el mar, el tiempo dedicado a ejercicios espirituales, descanso suficiente y visitas a las familias de origen.

A esta decisión llegamos al final de un almuerzo, cuando, invitadas por la superiora de la comunidad, sor Rita Ndoci, cada una de nosotras nos expresamos sobre la posibilidad de reunirnos para un tiempo de verificación y planificación, compartiendo así la necesidad A esta experiencia comunitaria coincidimos los días 5 al 10 de septiembre, acogiendo la hospitalidad en una casa en la montaña de Fushë -Arrez, que nos ofrecieron los frailes capuchinos alemanes que viven en esa zona y que son nuestros amigos desde hace algunos años.


Durante los meses de verano, cada uno de nosotros alimentó este deseo y podemos decir que hemos empezado a vivir ya desde la distancia la cita de septiembre, ayudados por las indicaciones y puntos a tener en cuenta que el superior nos propuso y sobre los que prepararnos. antes de la reunión en persona. Así, en particular en el mes de agosto, en varios momentos personales de oración y meditación sobre el año pasado, plasmamos "en blanco y negro" lo que, bajo la luz del Espíritu Santo, reconocimos como importante, encontrar el tiempo para preparar nuestro corazón y poder vivir lo mejor posible lo que el Señor nos hubiera dado en aquellos días.


El 5 de septiembre, día en que la Iglesia conmemora a Santa Madre Teresa de Calcuta, patrona nacional de Albania, después de la misa de la mañana partimos hacia Fushë – Arrez, dispuestos a vivir una experiencia que era nueva para nosotros. Por la tarde tuvimos la primera reunión, en la que el superior propuso el método a seguir en las distintas etapas del camino.


El primer día, después de compartir la experiencia del Capítulo, nos encontramos compartiendo nuestros proyectos personales, resultado de los ejercicios espirituales que cada uno de nosotros había vivido en diferentes momentos; el segundo día continuamos con el balance del año a nivel personal, comunitario y pastoral, cada uno según algunos puntos específicos también en base a los compromisos apostólicos asumidos durante el año. El tercer día nos vio primero discernir sobre tres realidades, una comunitaria y dos apostólicas, luego, por la tarde, tomamos en consideración las diferentes obras del Centro Pastoral y nuestras respectivas responsabilidades personales y compartidas, de manera de ser poder continuar también al día siguiente planificando los distintos ámbitos apostólicos y luego compararnos, activando un verdadero laboratorio entre nosotros. El cuarto día de trabajo consistió en discernir juntos el proyecto comunitario, a la luz de lo compartido en la verificación y planificación pastoral, partiendo del objetivo del año y luego, escuchando la Regla de Vida, identificando los puntos importantes para poder vivirlo, según las palabras paulinas de las "4 ruedas del carro". La última etapa del viaje consistió en verificar los días transcurridos. Una vez que regresamos a casa, recogimos el trabajo en una carpeta de papel, a la que prometimos regresar para una revisión periódica.


Para nosotros fueron días intensos de escucha, meditación, verificación, evaluación y planificación, una aventura en fraternidad vivida en la creciente conciencia de la importancia de reencontrarnos, escucharnos, aclararnos, acogernos para crecer primero. de todos como comunidad, tratando de permanecer en un camino de conversión continua, para poder experimentar el arte de la pastoral entre el pueblo de Dios, particularmente en la periferia de Fermentim, una tierra donde hay muchos desafíos.


Damos gracias al Señor por este regalo, por las luces recibidas y el camino iniciado, por el deseo que ha puesto en cada uno de nosotros de vivir este tiempo de gracia, encomendamos al buen Pastor y a María el camino que nos espera entre el pueblo. de Fermentim y más allá.

Las hermanas de la comunidad Fermentim – Scutari (Albania)

31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page